You are here

Error message

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls in menu_set_active_trail() (line 2394 of /home/creacio1/public_html/genesis/includes/menu.inc).

¿Qué situación tiene el Diseño Inteligente en el seno de la comunidad científica?

Jonathan Bartlett, Analista de Sistemas

En muchas discusiones he oído a los evolucionistas decir cosas como que «el Diseño Inteligente (DI) ha sido refutado por la comunidad científica», o que «los científicos que mantienen el DI no publican en revistas con revisión paritaria». Desafortunadamente, la mayoría de la gente no tiene la capacidad de confirmar o refutar tales declaraciones, y básicamente tienen que aceptarlos o rechazarlos basándose en autoridad o en fe.

Lo cierto es que las revistas científicas no tienen artículos como «¿Es el DI cierto o no?», o «Enterremos en neodarwinismo». Por ejemplo el mejor artículo contrario al neodarwinismo que jamás he leído es «Sobre las funciones de elementos repetitivos del ADN en el contexto de un sistema genómico-epigenético unificado [On the roles of repetitive DNA elements in the context of a unified genomic-epigenetic system]».1 Cuando uno lee el título y el sumario, parece bastante suave. Sin embargo, si se lee realmente el artículo, alrededor de la mitad del mismo se dedica de forma explícita a derribar la filosofía neodarwinista en la genética.

Aparte de leer las revistas científicas mismas, hay bien poco que el público pueda hacer aparte de creer en la palabra de portavoces científicos interesados acerca del estado del darwinismo o del DI en la comunidad científica. Por ello, he identificado algunos de los artículos que conozco, que o bien tratan acerca de algún aspecto del DI de un modo favorable, que usan ideas y metodologías del DI en la investigación, o que son específicamente contrarios al neodarwinismo de una forma que queda abierta a interpretaciones de DI. Mi propia lectura de la literatura tiene limitaciones, de modo que quizá haya muchos otros que se pudieran añadir a la lista. Se debe observar también que muchos de estos artículos suponen específicamente ideas acerca de una tierra antigua y de descendencia común. Pero todos ellos indican que hay evidencia de teleología en sistemas biológicos.

Como primer ejemplo, en 2004 la publicación Cell Biology International contenía un artículo titulado «El azar y la necesidad no explican el origen de la vida [Chance and necessity do not explain the origin of life2, que pudiera haberse publicado igualmente en un número de CRSQ [Creation Research Society Quarterly], y que expone algunos de los mismos argumentos usados por los creacionistas, remontándonos al menos a la década de 1970. Al año siguiente los mismos autores publicaron un artículo titulado «Tres subconjuntos de complejidad de secuencia y su relevancia para la información biopolimérica [Three subsets of sequence complexity and their relevance to biopolymeric information]» en Theoretical Biology and Medical Modeling3. El uso de esta clase de análisis informacional del genoma es precisamente lo que realiza el DI, y se aproxima mucho a algunos de los análisis realizados por un proponente del DI, Werner Gitt.

Por otra parte, muchos pensarían que un artículo con las palabras «simulación de evolución» en el título constituiría una defensa de la evolución. Sin embargo, Michael Behe publicó un artículo en Protein Science en 2004 titulado «Simulación de evolución mediante duplicación genética de rasgos proteínicos que exigen múltiples residuos aminoácidos [Simulating evolution by gene duplication of protein features that require multiple amino acid residues]».4 Lo cierto es que el propósito de esta simulación era precisamente demostrar por qué el escenario neodarwinista de cambio orgánico presenta problemas.

La Rivista di Biologia ha publicado numerosos artículos favorables para la posición del DI (lo que refuta el aburrido lema de que DI es un fenómeno americano). Jonathan Wells publicó un artículo en dicha revista, en 2005, titulado: «¿Generan los centriolos una fuerza polar de eyección? [Do centrioles generate a polar ejection force?5 El propósito de este artículo era exponer que las complejas interacciones de los centriolos cooperan juntas a fin de generar una clase específica de fuerza, y que este mecanismo es holista, no una acumulación fragmentaria de componentes, lo que exhibe la obra de un diseñador. En el mismo número aparecía otro artículo de DI titulado «Una hipótesis de evolución prescrita [A prescribed evolutionary hipótesis6 que examinaba la posibilidad de que, de manera semejante a la que los bebés dan paso a formas adultas siguiendo un plan codificado, la vida en la tierra se haya desarrollado desde las formas más antiguas hasta las formas modernas siguiendo un vasto plan codificado.

En 2002 la publicación Annual Review of Genetics publicó «Redistribución de cromosomas y elementos transponibles [Chromosome rearrangements and transposable elements7 donde se argumentaba en favor de redistribuciones cromosómicas preestablecidas y no accidentales para la recombinación no homóloga del ADN.

Michael Denton ha publicado dos artículos referidos al DI. En 2003, «Los pliegues proteínicos como formas platónicas: un nuevo respaldo al concepto predarwinista de evolución por ley natural [The protein folds as platonic forms: new support for the pre-Darwinian conception of evolution by natural law8, aparecido en la publicación Journal of Theoretical Biology. Dos años antes había publicado fundamentalmente las mismas ideas en un artículo titulado «Nuevo examen de las leyes de la forma [The laws of form revisited9 en la revista Nature.

El nuevo campo de la genética dinámica, aunque está todavía en ciernes, parece ser una derivación del DI. El artículo aparecido en 2000, «Una nueva mirada al retador mundo de las repeticiones en tándem [A new look at the challenging world of tandem repeats10 en Medical Hypotheses dice lo siguiente:

«Finalmente, sugerimos que el estudio de los mecanismos intencionados dedicados a modificar útilmente el ADN se podrían designar de manera idónea como genética dinámica, como una generalización de los términos mutaciones dinámicas que se usan a menudo para las expansiones VNTR [número variable de repeticiones en tándem], y el genoma dinámico que se usa al tratar con los elementos móviles».

(Énfasis añadido.)

En la actualidad circula un libro acerca de genética dinámica, apropiadamente titulado como Dynamical Genetics11. En 2004 los redactores del libro publicaron un artículo de reseña en Rivista di Biologia titulado “Un estudio de la genética dinámica [A survey of dynamical genetics].” 12 Naturalmente, hay también los innumerables artículos que desvelan un intricado diseño y planificación en los sistemas biológicos. Algunos de ellos, aunque no apelan directamente al DI, parecen demostrar que los cambios genómicos y fenotípicos beneficiosos son una respuesta planeada y codificada al medio, no unas meras fluctuaciones aleatorias que resultan ser o no beneficiosas.

Por ejemplo, en el artículo «Elementos transponibles como activadores de genes crípticos en E. Coli [Transposable elements as activators of cryptic genes in E. Coli13, Hall daba un ejemplo de un transposón que modificaba el genoma para activar un gene previamente no expresado para responder a presiones específicas del medio ambiente bajo las que el cambio era beneficioso. En «El genoma en su contexto ecológico [The genome in its ecological context14, Gilbert da ejemplos de cambios fenotípicos que tienen lugar en la descendencia como respuesta a predadores en la región. ¿De qué manera, excepto por designio, podría saber el cuerpo de un organismo cómo modificar el desarrollo de su descendencia como respuesta a los demás animales en la región?

Luego tenemos el artículo «El origen de la información biológica y de las categorías taxonómicas más generales [The origin of biological information and the higher taxonomic categories15 en la publicación Proceedings of the Biological Society of Washington (BSW) en 2004, que consideraba la posibilidad de que los grupos taxonómicos más generales son resultado de diseños impuestos por un diseñador en lugar de cambios inconscientes en la materia. Aunque este artículo fue posteriormente retirado como resultado de una notoria controversia implicando al director de la publicación, de hecho había superado la revisión colegial, lo que quedó confirmado en un correo electrónico a Sternberg, el director, de parte del presidente de la BSW.16

Así que, el DI está en buen estado, y además está recibiendo una mayor atención en las revistas. Aquellos que publican en revistas tienden a no usar de forma material las palabras «diseño inteligente», por temor a una reacción como la sufrida por Sternberg. En tanto que el DI es una perspectiva minoritaria, está presente y está creciendo, y a pesar de lo que muchos repiten, no ha sido refutado por la comunidad científica.

Referencias : 
  1. von Sternberg, R. 2002. On the roles of repetitive DNA elements in the context of a unified genomic-epigenetic system. Ann. N.Y. Acad. Sci. 981:154-188.
  2. Trevors, J.T. and D.L. Abel. 2004. Chance and necessity do not explain the origin of life. Cell Biol. Int. 28(11):729-739.
  3. Abel, D.L. and J.T. Trevors. 2005. Three subsets of sequence complexity and their relevance to biopolymeric information. Theor. Biol. Med. Modeling 2:29. Disponible en línea en www.tbiomed.com/content/2/1/29
  4. Behe, M.J. and D.W. Snoke. 2004. Simulating evolution by gene duplication of protein features that require multiple amino acid residues. Protein Sci. 13(10):2651-2664. Disponible en línea en www.proteinscience. org/cgi/reprint/ps.04802904v1
  5. Wells, J. 2005. Do centrioles generate a polar ejection force? Riv. Biol. 98(1):71-96.Disponible en línea en www.discovery.org/scripts/viewDB/filesDBdownload.php?command= download&id=490
  6. Davison, J.A. 2005. A prescribed evolutionary hypothesis. Riv. Biol. 98(1):155-165. Disponible en línea en www.iscid.org/papers/Davison_PrescribedEvolution_110804.pdf
  7. Lönnig, W.E. and H. Saedler. 2002. Chromosome rearrangements and transposable elements. Ann. Rev. Genetics 36:389-410.
  8. Denton, M.J., C.J. Marshall, and M. Legge. 2003. The protein folds as platonic forms: new support for the pre-Darwinian conception of evolution by natural law. J. Theor. Biol. 223(2):263-265. Disponible en línea enhttp://levee.wustl.edu/~spozgay/home/Denton,Marshall,Legge-Jour.Theo.Bio...
  9. Denton, M.J. and C.J. Marshall. 2001. Protein folds: laws of form revisited. Nature 410:417.
  10. De Fonzo, V., E. Bersani, F. Aluffi-Pentini, and V. Parisi.2000. A new look at the challenging world of tandem repeats. Med. Hypotheses 54(5):750-760.
  11. Parisi, V., V. De Fonzo, and F.Aluffi-Pentini (editors). 2004. Dynamical Genetics. Research Signpost, Kerala, India.
  12. Parisi, V., V. De Fonzo, and F. Aluffi-Pentini. 2004. A survey of dynamical genetics. Riv. Biol. 97(2):223-253.
  13. Hall, B.G. 1999. Transposable elements as activators of cryptic genes in E. Coli, Genetica 107:1-3.
  14. Gilbert, S.F. 2002. The genome in its ecological context. Ann. N.Y. Acad. Sci. 981:202-218.
  15. Meyer, S.C. 2004. The origin of biological information and the higher taxonomic categories. Proc. Biol. Soc. of Washington 17(2):213-239. Disponible en línea enwww.discovery.org/scripts/viewDB/index.php?command =view&id=2177
  16. Página personal del Dr. Richard Sternberg, http://www.rsternberg.net/
Agradecimientos: 
Temas Relacionados: 

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer