slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3

El fraude de Haeckel

La ley biogenética de Haeckel afirma que la ontogenia o desarrollo embrionario de un organismo es una recapitulación breve de su filogenia o secuencia evolutiva de las especies antecesoras. El problema de los dibujos que realizó Haeckel, como se pudo comprobar años después, es que fueron maliciosamente retocados en las primeras etapas para que se parecieran entre sí.

Leer más...

Los Antibióticos

Los evolucionistas presentan con frecuencia la adquisición por parte de las bacterias de resistencia a los antibióticos como una demostración de cambio evolutivo. Sin embargo, el análisis molecular de los mecanismos genéticos que llevan a la resistencia a los antibióticos no da soporte a esta suposición tan extendida.

Leer más...

El Diseño del Ojo

La vista, uno de nuestros sentidos más importantes, es el medio por el cual detectamos los objetos a distancia y analizamos una zona amplia de nuestro entorno. El órgano de la vista es, por supuesto, el ojo, el cual se ha usado comúnmente en argumentos a favor del diseño. El diseño del ojo imita y supera en eficacia a nuestros propios instrumentos ópticos.

Leer más...

Romper la baraja en la partida Evolucionismo - Diseño Inteligente

Alejandro García, Doctor en Química (Dr. rer. nat.)

Introducción

El objetivo de este artículo es comentar una publicación de Juli Peretó, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular e Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universidad de Valencia aparecida en la revista de la Sociedad Española de Biología Molecular (Peretó, 2004).

A través del mismo se expone el debate entre la Teoría de la Evolución (TE) y la Teoría del Diseño Inteligente (TDI). Asimismo se aborda la validez de excluir la TDI del debate por ser pretendidamente no-científica.

Lo primero que llama la atención de este artículo es la aspereza con que se expresa el autor en su crítica al diseño inteligente. La Teoría del Diseño Inteligente estaría asociada a "incultura", "impostura científica", "patraña", "burdo asalto a la ciencia", "estratagema", "extravagancia" y "visión oscurantista de la naturaleza", sus argumentos de una "debilidad alarmante" y los proponentes de la misma rebajados a "secuaces".

A lo largo del texto se llega incluso a la degradación personal y profesional de Michael Behe acusando a su perspectiva de ofrecer únicamente su "indolencia intelectual camuflada por su verborrea". Vale la pena por tanto analizar de qué manera se fundamentan estas acusaciones y preguntarnos el porqué de esta vehemencia.

Dios ama la libertad

Antonio Cruz, Doctor en Biología

El principio de indeterminación o incertidumbre, que fue enunciado por el físico alemán, Werner Heisenberg, en 1927, puede definirse así:

"No es posible conocer con exactitud el estado actual de ningún corpúsculo material"

¿Cómo es posible entonces tener la certeza de que existe una partícula, cuando no es posible determinar su posición en el espacio ni tampoco, al mismo tiempo, la velocidad a que se mueve? ¿Son reales los corpúsculos materiales?

Algunos físicos llegaron a sugerir que los átomos, cuando no se les estudia, son auténticos fantasmas y sólo se vuelven materiales en el momento en que se les invoca por medio de una sola pregunta. Si se les pide dónde se encuentran responden, si se les pregunta cuál es la velocidad a la que se desplazan también lo hacen, pero siempre enmudecen cuando estas dos cuestiones se les formulan juntas. Heisenberg demostró que al multiplicar la incertidumbre en la posición de una partícula por la incertidumbre de su velocidad y por la masa de dicha partícula, se obtiene una cantidad que no puede ser más pequeña que la llamada constante de Planck. Este singular número constituye el menor bisturí capaz de diseccionar las entrañas de la materia. Por tanto, el principio de incertidumbre es una ley fundamental del mundo que posee importantes repercusiones no sólo para la física sino también para la filosofía e incluso, como se verá, para la teología.

¿Es la evolución un hecho demostrado?

Ramón Gómez, Graduado en Matemáticas y Teología

Sí y No.

Depende de lo que se entienda por "evolución".

Si llamamos evolución a los cambios que sufren los seres vivos dentro de su especie... entonces podemos decir que sí, la evolución es un hecho. Los cambios dentro de la especie se pueden observar en la naturaleza.

Pero si llamamos evolución a la creación de nuevas especies, con nueva información genética que no se hallaba presente en sus antepasados por medio de un proceso natural que causa la aparición de órganos que no estaban presentes en sus antepasados... entonces la respuesta es clara y rotundamente no. La aparición de un nuevo tipo de ser vivo provisto de nuevos órganos que realicen nuevas funciones que no estuvieran presentes ya en sus antepasados no se ha observado en ningún lugar de la naturaleza.

Memorable:

  • La horrenda duda de Darwin

    «Pero entonces siempre surge en mí la horrenda duda de si las convicciones de la mente del hombre, que se ha desarrollado a partir de la mente de animales inferiores, tienen ningún valor o son en absoluto dignas de confianza. ¿Confiaría nadie en las convicciones de la mente de un mono, si es que hay convicciones algunas en una mente así?»

    Charles Darwin (1809 – 1882)

    Carta a William Graham, 3 julio 1881.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer