slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3

Astronomía

¿Por qué los evolucionistas hablan de la evolución del Universo? Porque para ellos la evolución no sólo trata de cómo ciertas criaturas simiescas se convirtieron en seres humanos. La evolución se ha convertido en una filosofía que trata de explicar el origen de todo, sin Dios.

Leer más...

Hechos y Prejuicios

Los evolucionistas que plantean un enfrentamiento entre opiniones religiosas creacionistas y hechos evolutivos científicos falsean la realidad. Los creacionistas frecuentemente apelan a los hechos de la ciencia y los evolucionistas frecuentemente apelan a sus presupuestos filosóficos.

Leer más...

Variación no implica evolución

Los Darwinistas suelen llamar “evolución” a cualquier cambio observado en un organismo. De esa forma pueden afirmar que la evolución tiene lugar en la actualidad. Pero seamos sinceros: ¿pueden estos cambios transformar una bacteria en un bacteriólogo?.

Leer más...

Motores

Jonathan Sarfati, Doctor en Química

Es sorprendente descubrir que los seres vivos poseen motores eléctricos rotatorios verdaderos. Es sorprendente, únicamente, para los evolucionistas que predijeron que en los seres vivos jamás se encontrarían ruedas, porque no podrían haber evolucionado gradualmente.

Los motores en el mundo de los seres vivos son un perfecto ejemplo de la más avanzada nano-tecnología.

El mundo de los seres vivos muestra también una gran variedad de motores lineales, que una vez más, presentan serios problemas para la evolución.

Algunas investigaciones de vanguardia incorporan el uso de motores biológicos para complementar la nanotecnología de los ingenieros humanos, los cuales en la actualidad se encuentran en un estado primitivo en comparación con las máquinas que operan en el mundo de los seres vivos.

Creados con un fin

Antonio Cruz, Doctor en Biología

El concepto de finalidad en la naturaleza constituye para el evolucionismo ateísta un auténtico tabú del que casi está prohibido hablar.

Según esta ideología, los cambios en la naturaleza, al ser producidos por el azar, no se dirigen a ninguna parte, no hay intención en ellos. Sin embargo, la tendencia hacia un fin concreto que muestran las estructuras de los seres vivos es algo que, por mucho que se intente, no se puede negar.

La teleología, o explicación basada en la causa final, forma parte de toda la naturaleza viva.

Las raíces de las plantas se hunden en el suelo para buscar el agua y las sales minerales, mientras que los tallos y las hojas se elevan para recibir la luz del Sol y el dióxido de carbono. Los conejos excavan madrigueras y las aves construyen nidos para poder tener a sus crías.

Astronomía

Jonathan Sarfati, Doctor en Química

Puede resultar sorprendente encontrar en un libro sobre la evolución una gran cantidad de material relacionado con la astronomía. Pero la evolución no sólo trata de cómo ciertas criaturas simiescas se convirtieron en seres humanos. La evolución es una filosofía que trata de explicarlo todo, sin Dios. Por lo tanto, debe aplicarse también al origen del Universo y del Sistema Solar. Así pues, el libro Enseñando la Evolución y la Naturaleza de la Ciencia presenta el punto de vista evolucionista imperante sobre los orígenes astronómicos. Al mismo tiempo, Enseñando la Evolución espera frenar la oposición a la evolución comparándola engañosamente con la oposición al heliocentrismo (un Sistema Solar centrado en un Sol).

En este artículo se analizan críticamente las ideas evolucionistas sobre el Universo y el Sistema Solar, así como la controversia en la que se vio envuelto Galileo.

Memorable:

  • La inferencia del diseño de William Paley

    “[...] cuando inspeccionamos el reloj, percibimos [...] que sus diversas partes están enmarcadas y unidas con un propósito, es decir, que fueron formadas y ajustadas para producir movimiento, y que ese movimiento se regula para indicar la hora del día; que si las diferentes partes hubieran tenido una forma diferente de la que tienen, o hubieran sido colocadas de otro modo o en otro orden, ningún movimiento se habría realizado en esa máquina, o ninguno que respondiera al uso que ahora tiene. [...] Observando este mecanismo, se requiere un examen del instrumento, y quizás un conocimiento previo del tema, para percibirlo y entenderlo; pero una vez observado y comprendido, como decíamos, es inevitable la inferencia de que el reloj debe tener un creador, que tiene que haber existido, en algún momento y lugar, un artífice o artífices que lo formaron para el propósito que actualmente sirve, que comprendió su construcción y diseñó su uso”

    William Paley, Teología Natural, 1802

    Paley concluyó de este razonamiento que, de la misma manera, los seres vivos que pueblan la Tierra son altamente complejos y, por tanto, demandan la existencia de un Creador que los haya planificado

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer