You are here

Catastrofismo

Los Dinosaurios

A partir de 1842, el zoólogo Sir Richard Owen, empezó a llamar dinosaurios (‘Lagartos Terribles’) a unas 300 especies de reptiles extintos, desde unos pequeños como lagartijas, hasta los más grandes monstruos marinos y terrestres, como el Tiranosauro Rex. Eran ovíparos, y había bípedos y cuadrúpedos.

Los Creacionistas, en vez de creer que los seres vivos aparecieron por obra y gracia de la casualidad, y por la evolución a partir de una bacteria; basados en las evidencias dadas por el ADN, creen que todos los seres vivos fueron diseñados y creados como especies únicas; y que las plantas, animales, dinosaurios, y humanos, fueron todos contemporáneos.

Los evolucionistas dicen que los estratos terrestres se formaron, como ahora, a razón de 1.6 cm por año (Uniformismo), que el primer estrato con fósiles (cámbrico) se depositó hace 570 millones de años; que los dinosaurios existieron hace 130 a 70 millones de años (periodo Jurásico); y que los humanos aparecieron hace 1 a 3 millones de años (era Cenozoica).

La Edad del Hielo

La teoría del catastrofismo, apoyada por las evidencias geológicas, dice que después de un cataclismo mundial, que incluyó la rápida precipitación de una gruesa capa de vapor de agua que ejercía un efecto invernadero global en el planeta; y la modificación del eje terráqueo a 23.5°, aparecieron las estaciones del año, el arco iris, y las diversas zonas climáticas.

“Fueron cantidades masivas de agua las que cayeron desde los cielos; pero aparentemente, también grandes cantidades de agua fueron liberadas de las profundidades de la Tierra. Es debido a esto, que actualmente tenemos tanta agua en nuestros océanos.”

Creation Research Society Quaterly, Junio 1987, p. 27; y Septiembre 1987, p. 54.

La Edad de la Tierra

Son asombrosos todos los descubrimientos astronómicos que se han hecho en los últimos 50 años. En vez de un universo desordenado y en caos, los nuevos satélites espaciales han comprobado que todo está diseñado y maravillosamente conservado en perfecto orden, por leyes de física, aún no bien comprendidas.

Se descubrió que hay infinidad de galaxias compuestas de billones de estrellas; y que aunque algunas se están separando rápidamente, aún permanecen tan cerca unas de las otras, irradiando hasta 1 millón de veces más energía que nuestro sol, que es imposible que tengan millones de años de antigüedad.

Fred Hoyle, uno de los astrónomos más reconocido del siglo XX, aseguró que si el universo fuera tan viejo como los teóricos del Big Bang aseguran, ya prácticamente todo el Hidrógeno en el universo, se habría convertido en Helio. Sin embargo, el espectro estelar revela que aún abunda el Hidrógeno en las estrellas.

La Columna Geológica

Tras la muerte del geólogo escocés James Hutton (1726-1797), fundador de la geología, Charles Lylle (1797-1875), en su libro Principios de Geología, propuso que la corteza terrestre estaba formada por una columna geológica, dividida en 4 Eras, y subdividida en varios estratos llamados periodos, secuencialmente depositados, unos encima de los otros.

Primero, la era Precámbrica (Arcaica, Proterozoica), casi sin fósiles. Luego, 3 eras fosilíferas: La Paleozoica, con sus periodos Cámbrico, Ordovícico, Silúrico, Devónico, Carbonífero y Pérmico. Sigue la Mesozoica, con períodos Triásico, Jurásico, y Cretácico. Y la Cenozoica Terciaria (Eoceno, Mioceno y Plioceno), y Cuaternaria (Pleistoceno y Holoceno).

“La cronología básica de la historia terrestre, fue establecida al identificar los diferentes estratos, y se basa en la presuposición de que los lechos inferiores fueron depositados primero, y que por lo tanto son más antiguos, mientras que los lechos superiores (más tardíos), son más jóvenes.”

R. Milner, Encyclopedia of Evolution (1990), p. 421.

El Cataclismo Mundial

Por encima de la roca fundida presente en el centro de la Tierra, hay una capa de basalto negro, a partir de la cual fluye la lava que sale por los volcanes; y encima del basalto, está la capa de granito que es el fundamento de toda la corteza terrestre y la plataforma continental, y sobre el cual se acumulan todos los estratos de roca sedimentaria.

Charles Lylle (1797-1875), basándose más en su imaginación que en evidencias geológicas, propuso que la columna geológica formada por los estratos sedimentarios de la corteza terrestre, se formó lentamente, sin grandes cambios, y tal y como se sigue formando actualmente (1.6 cm por año). A esta escuela de pensamiento se le llama el Uniformitarianismo.

Los evolucionistas afirman que los estratos con millones de fósiles, petróleo, gas natural y carbón; las conchas marinas en las cuevas de las más altas montañas; los profundos cañones con pequeños ríos en sus profundidades; y los escarpados acantilados de montañas formadas por grandes y sólidos bloques, son consecuencia de procesos lentos y graduales.

De arena a roca en un momento!

David Catchpoole, Doctor en Fisiología Vegetal

Los resultados de unos experimentos realizados por la Universidad de Murdoch (Perth, Australia occidental) harán que aquellos que piensen que las rocas necesitan millones de años para formase cambien de idea. Esto es así gracias a que estos investigadores han sido capaces de trasformar arena en piedra en un tiempo record añadiendo ciertos microorganismos a dicha arena.

Los investigadores han estudiado la capacidad de los microbios para producir un tipo de cemento (llamado “biocemento”) que adhiere entre sí las partículas de arena hasta formar una roca. La bacteria Sporosarcina pasteurii (conocida como bacillus pasteurii) contiene una enzima que es capaz, dadas las condiciones adecuadas, de realizar este proceso. Cuando su enzima ureica hidroliza la urea en un ambiente rico en calcio, esta bacteria genera un subproducto de cemento de calcita con propiedades adhesivas (carbonato de calcio).

En una serie de pruebas el tratamiento de las bacterias alteró la consistencia de la arena hasta hacerla más dura; incluso “transformándola en una substancia tan dura como el mármol”.

Ballenas muertas: ¿registro de lo que en verdad pasó?

Michael Oard, Graduado en Ciencias de la Atmósfera

¿Cómo pudieron más de 300 ballenas, marsopas, tortugas, focas, peces, y animales terrestres tales como perezosos y pingüinos ser sepultados catastróficamente todos juntos?

‘Sabemos que fue un gran descubrimiento’, dijo el paleontólogo Leonard Brand acerca de las ballenas fosilizadas que vio en Perú en 1999, 350 km (200 millas) al sur de Lima, la capital. Ansiosamente organizó un equipo de científicos investigadores creacionistas. Ellos publicaron sus hallazgos recientemente en la revista secular Geology. Sobre todo, encontraron 346 ballenas en un área de 1.5 km2 (370 acres), enterradas en una capa de roca sedimentaria llamada barro de diatomeas, de 80 metros (260 pies) de grueso. Esta capa es parte de la Formación Pisco, que varía en grosura de 200–1.000 metros (650–3.300 pies). El barro de diatomeas es roca sedimentaria que contiene un alto porcentaje de fósiles de diatomáceas—pequeñas algas unicelulares, que comúnmente viven cerca de la superficie del mar. La capa del barro de diatomeas en Perú tiene 5 a 10% de barro y abundante ceniza volcánica.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer