You are here

ADN

El epigenoma: la nueva pesadilla para el evolucionismo

El epigenoma se presenta como la más reciente pesadilla para los evolucionistas —y como el más reciente icono del diseño inteligente.

Ya a comienzos de los 1950s, el genoma codificado en el ADN hubiera podido ser el golpe mortal para la tesis darwinista. Su código digital, fielmente copiado y reproducido por una multitud de máquinas moleculares, no era la clase de sofisticación que esperaba la teoría darwinista, ni que parecía tener la capacidad de explicar.

Sin embargo, con un hábil juego de piernas y una buena cantidad de cortinas de humo retóricas se ha conseguido mantener la teoría a la defensiva frente a las tesis del diseño inteligente durante sesenta años.

Ahora entra en escena el epigenoma, con sus códigos sobre códigos sobre códigos.

Recientemente, el doctor Richard Sternberg, del Instituto Discovery, ha concentrado sus investigaciones en este tema, y, como lo describía Casey Luskin hace pocos días, es también el tema de un nuevo libro basado en la obra de Sternberg, escrito por Tom Woodward y James Gills, The Mysterious Epigenome: What Lies Beyond DNA [El misterioso epigenoma — el panorama más allá del ADN ].

Refutada: la evolución por duplicación génica

David Coppedge, Graduado en Física (con honores)

Una hipótesis común en círculos evolucionistas es la evolución por duplicación génica. Enuncia que los genes duplicados quedan libres para evolucionar nuevas funciones sin afectar al gen primario. Esta idea ha recibido un duro golpe por un artículo publicado en Complexity.

De hecho, el lugar y la extensión de la selección natural como fuerza para el cambio en biología molecular ha sido objeto de cuestionamientos en años recientes. La detección de la incidencia de cualesquiera sustituciones benéficas en los genes ha recurrido hasta ahora a inferencias estadísticas por cuanto los datos empíricos están disponibles con menor facilidad. En muchos casos se pueden inducir cambios no sinónimos y desplazamientos en la diversidad alélica por factores que pueden servir para imitar efectos selectivos —conversión génica sesgada, puntos calientes de mutaciones y recombinaciones, arrastre por ligamiento o incluso deriva neutra, entre ellos. Además, diversos factores bien conocidos como el ligamiento y la naturaleza multilocus de importantes fenotipos tienden a refrenar la capacidad de la evolución darwinista, y así representan límites naturales al cambio biológico. La selección, que es esencialmente un filtro negativo, tiende a actuar contra la variación incluyendo mutaciones que antes se creían inocuas.

Descubrimiento de más maravillas de la reparación del ADN

David Coppedge, Graduado en Física (con honores)

Uno de los descubrimientos más fascinantes desde la estructura del ADN fue desde luego el descubrimiento de multitudes de máquinas proteínicas que reparan el ADN (la reparación del ADN necesita trabajo en equipo).

Las máquinas de reparación están ellas mismas especificadas en el código del ADN, pero el ADN degeneraría rápidamente y se haría inservible sin ellas.

Recientemente, investigadores en la Universidad Vanderbilt descubrieron otro mecanismo de reparación «fundamentalmente nuevo», y otros científicos, en una comunicación en Nature, desvelaban más secretos de un «jugador clave» en la reparación de roturas de las dos cadenas paralelas del ADN.

¿Cómo puede la célula tener prioridades, integridad y mantenimiento?

Un hito científico: Descubrimiento del segundo código genético

David Coppedge, Graduado en Física (con honores)

A veces es difícil valorar las consecuencias de un descubrimiento científico en el momento de su publicación, pero el que se comunica hoy desde la cubierta de Nature puede tener la misma importancia que el descubrimiento del código genético.

Esta influyente revista científica informaba del descubrimiento de un segundo código genético —el «código dentro del código»— que acaba de ser descifrado por biólogos moleculares e informáticos teóricos. Además, recurrieron a la tecnología de la información —no a la teoría de la evolución— para el descifrado.

El nuevo código se llama Código de Splicing (o, de corte y empalme, o ayuste). Existe incorporado en el interior del ADN. Dirige al código genético primario, de unas maneras muy complejas pero ahora predecibles, acerca de cómo y cuándo ensamblar genes y elementos de regulación.

Las Moscas

La mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), es fácilmente observable, madura en 12 días, y “se reproduce por miles, en envases con leche. Bastan unos plátanos para alimentarlas a todas, y su ciclo de vida es corto (15-21 días). Sólo tienen cuatro pares de cromosomas (13,600 genes).”

A partir de 1906 y durante 30 años, el zoólogo Thomas H. Morgan (premio Nobel 1933), se dedicó a la investigación genética, y expuso a miles de generaciones de moscas de la fruta (equivalentes a todas las generaciones de humanos que hubieran existido en millones de años sobre la Tierra), a radiaciones, sustancias químicas y agentes biológicos (virus), con el fin de causarles mutaciones, logrando causar solo monstruosidades; pero nunca su cambio a una nueva especie.

“La mosca de la fruta ha sido el objeto favorito de los experimentos de mutación. (Desde 1928, gracias a H. J. Muller), los rayos X incrementaron en 15,000 % el índice de sus mutaciones. Esto equivalente a muchos millones de años de mutaciones naturales (espontáneas), y de evolución”.

La Ley de las Probabilidades

¿Qué probabilidades hay de que al lanzarla al aire, una moneda caiga con el águila hacia arriba? Una de cada dos.¿Qué probabilidades hay de que me saque la lotería? Muy pocas.¿Qué probabilidades hay de que en el póker, por pura casualidad, me salga una flor imperial tres veces seguidas? Ninguna.

La probabilidad es la teoría matemática que permite calcular científicamente, la posibilidad de que bajo circunstancias relativamente estables, por puros sucesos al azar, ocurra un evento del que se conocen todos los resultados posibles. (Véase El surgimiento de la probabilidad ‘The Emergence of Probability’ de Ian Hacking para una historia de los inicios del desarrollo del propio concepto de probabilidad matemática).

Se puede decir que a partir del desarrollo de las supercomputadoras a finales del siglo XX, que permiten hacer en pocos minutos, cálculos de probabilidades, manejando números de factores y variables extraordinariamente grandes, se enriqueció enormemente el valor práctico de la ley de las probabilidades.

La Herencia

Desde que el humano se hizo sedentario y aprendió a domesticar plantas y animales, se dio cuenta que las plantas, los animales y ellos mismos, transmiten ciertas características a sus descendientes que, aunque nunca los hacían idénticos a ellos, y hasta podían nacer muy diferentes, sí les permitían identificarlos inequívocamente, como miembros de su especie.

Desde los manuscritos hebreos que datan de 1,500 a.C. (el Pentateuco), se afirma que los seres vivos sexuados, (plantas, animales y humanos), se reproducen y transmiten las características propias de su especie a la descendencia, a base de unir la simiente masculina con la femenina (gametos), y en el caso del ser humano, como en los demás mamíferos, depositando dentro de la mujer o la hembra, la simiente del hombre o macho, durante la unión sexual (coito).

El Lenguaje de la Vida

¿Cómo le comunica un organismo a su descendencia toda la información que necesita para desarrollarse, madurar, y multiplicarse? ¿Cómo sabe el organismo qué proteínas necesita
fabricar para poder respirar, alimentarse, funcionar, y reproducirse? ¿Cómo inicia, controla, y sabe cuando finalizar la producción de sus proteínas?

Toda la información necesaria, equivalente a unos 500 libros enciclopédicos, está detalladamente codificada en el ADN (ácido desoxirribonucleico) del núcleo celular, mediante un lenguaje especial, escrito en dos renglones paralelos, y con una infinidad de combinaciones de sus únicas cuatro letras o nucleótidos (A,T,G,C), que son comunes a todas las especies.

Lo maravilloso es que aunque por ejemplo, muchos tienen los códigos (miles de genes) que ordenan y controlan la formación del ojo y sus anexos, nunca, a un perro le sale un ojo de mosca, porque, aunque su código usa el mismo alfabeto, la información en cada ser vivo, está escrita en “idioma” diferente. Esto comprueba que no son parientes.

El Genoma

En 1920, el profesor de botánica alemán, Hans Winkler, acuñó el término Genoma. El Genoma es la totalidad de la información genética que posee un organismo, tanto en los cromosomas del ADN nuclear, como en el ADN mitocondrial (transmitido exclusivamente por la madre, y formado por 16,000 nucleótidos).

En 1868 el biólogo suizo Friedrich Miescher, identifica el ADN nuclear; y luego, el químico alemán Albrecht Kossel (Premio Nobel 1910), descubre los ácidos nucléicos. Albert Levan y Joe H. Tjio descubren en 1956 los cromosomas humanos; y entre 1975 y 1979, se descifra la secuencia del ADN y de los primeros genes humanos.

En 2003 se descifró la secuencia del genoma humano que tiene como 3 mil millones de complicados eslabones químicos formados por letras o bases, colocadas en una secuencia precisa, correcta, y distintiva de la especie; así como entre 30 y 40 mil genes, unos dominantes y otros recesivos (que se expresan, o sólo se heredan a la siguiente generación).

La Clave del Misterio de la Vida

Es realmente interesante observar que cuanto más sabemos acerca de la vida y de la biología tantos más problemas tiene el darwinismo y tanto más evidente se hace el diseño

( Michael Behe, Doctor en Biología )

Pages

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer