You are here

Biogénesis

La Célula

La Citología es la ciencia que estudia las células. La célula es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo: la estructura de menor tamaño que puede considerarse viva, y capaz de actuar en forma autónoma. Hay seres vivos unicelulares, como la Amiba, y pluricelulares, como el humano con 75 mil millones de células, de 200 tipos diferentes.

Robert Hooke (1635-1703), descubrió la primera célula, en el corcho de la corteza del árbol del alcornoque; Antón Van Leewenhoek (1632-1723), los microorganismos unicelulares (bacterias y protozoarios), los glóbulos rojos, y los espermatozoides; Robert Brown (1773-1858), el núcleo celular; y Johannes Purkinge (1787-1869), el citoplasma celular.

En el tiempo de Charles Darwin (1809-1882), se creía que la célula era un acumulo de protoplasma, con un núcleo y una membrana, algo así como lo que nosotros apreciamos a simple vista en un huevo: Yema (núcleo), clara (protoplasma) y membrana. Poco después se descubrió que se podía extraer y separar la yema, y que ésta también tenía membrana.

El Polvo

Plantas, animales y humanos, están formados por materia. La materia (lo que tiene masa y ocupa un lugar en el espacio) está compuesta por átomos formados por partículas subatómicas como los neutrones y protones del núcleo, y los electrones de sus órbitas. Hay átomos de unos 115 elementos químicos diferentes, 92 de ellos presentes en la naturaleza.

La unión de dos o más átomos forman una molécula (como el agua: H2O), y la molécula formada por dos o más átomos de elementos distintos se llama compuesto. Los compuestos orgánicos, son aquellos cuyo elemento principal es el carbono. Son combustibles (se queman o funden por debajo de los 300°C), liberando agua, CO2, y cenizas (Carbón).

Todos los seres vivos, al morirse, ya sea en la tierra o en el agua (mar, lagos, etc.), se pudren, desintegran, pulverizan, y transforman en compuestos y elementos biogenésicos (capaces de ser usados para formar seres vivos). Hay unos 70 elementos químicos que en infinidad de combinaciones, forman biomoléculas (moléculas propias de los seres vivos).

El Origen de la Vida

Desde los albores de la humanidad, sabemos que la única diferencia entre un cadáver íntegro, con iguales huesos, músculos, nervios, y piel, y nosotros, es que en nosotros hay vida y en el cadáver, no.
También sabemos que si nuestro cuerpo se deshidrata, ya sea en siglos en el sepulcro, o en minutos al incinerarse, igual se transforma en un puñado de polvo o cenizas.

Todas las culturas antiguas sabían, aceptaban y dejaron por escrito, que sólo Dios pudo transformar el polvo y el agua inertes, en un molde de barro, y en un ser vivo.

Fue hasta el oscurantismo de la Edad Media (siglos V al XV d.C.) que por ignorancia, se empezó a creer en la generación espontánea de la vida: Que de la fruta o carne podrida se originaban hongos, gusanos, y moscas; que trapos sucios podían originar ratones; que del bambú se originaban pulgones; y que del fango de los ríos, se originaban peces, sapos, y víboras (Aristóteles 384 d.C. y Jean Baptiste Van Helmont 1577 d.C.).

El Genoma

En 1920, el profesor de botánica alemán, Hans Winkler, acuñó el término Genoma. El Genoma es la totalidad de la información genética que posee un organismo, tanto en los cromosomas del ADN nuclear, como en el ADN mitocondrial (transmitido exclusivamente por la madre, y formado por 16,000 nucleótidos).

En 1868 el biólogo suizo Friedrich Miescher, identifica el ADN nuclear; y luego, el químico alemán Albrecht Kossel (Premio Nobel 1910), descubre los ácidos nucléicos. Albert Levan y Joe H. Tjio descubren en 1956 los cromosomas humanos; y entre 1975 y 1979, se descifra la secuencia del ADN y de los primeros genes humanos.

En 2003 se descifró la secuencia del genoma humano que tiene como 3 mil millones de complicados eslabones químicos formados por letras o bases, colocadas en una secuencia precisa, correcta, y distintiva de la especie; así como entre 30 y 40 mil genes, unos dominantes y otros recesivos (que se expresan, o sólo se heredan a la siguiente generación).

La Clave del Misterio de la Vida

Es realmente interesante observar que cuanto más sabemos acerca de la vida y de la biología tantos más problemas tiene el darwinismo y tanto más evidente se hace el diseño

( Michael Behe, Doctor en Biología )

El Origen de los Seres Vivos

Dr. Ernesto Contreras

Basados en los hallazgos de los fósiles (la llamada explosión cámbrica), la Ley de la biogénesis (que toda vida procede de una vida preexistente) y el postulado de Wirchow (que toda célula procede de otra célula), muchos científicos tienen más que suficientes evidencias irrefutables para creer que todos los seres vivos extintos y presentes, aparecieron súbita y simultáneamente, completamente formados (adultos y maduros: primero la gallina y después el huevo), sin formas intermedias (“eslabones perdidos”) y que nunca ha habido la transformación o evolución de una especie en otra.

Tanto Moisés (1.500 a.C.) el estadista hebreo, como Aristóteles (384 a 322 a.C.), Carlos Linneo (1707 a 1778) y el anatomista francés Georges L. Cuvier (1769 a 1832) estuvieron de acuerdo con esta corriente de pensamiento llamado Fijista (especies inmutables). Sin embargo, desde hace unos 150 años, se enseña oficialmente que los organismos evolucionaron por la transformación accidental y gradual de una especie en otras.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer