You are here

Diseño Inteligente

La Célula

La Citología es la ciencia que estudia las células. La célula es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo: la estructura de menor tamaño que puede considerarse viva, y capaz de actuar en forma autónoma. Hay seres vivos unicelulares, como la Amiba, y pluricelulares, como el humano con 75 mil millones de células, de 200 tipos diferentes.

Robert Hooke (1635-1703), descubrió la primera célula, en el corcho de la corteza del árbol del alcornoque; Antón Van Leewenhoek (1632-1723), los microorganismos unicelulares (bacterias y protozoarios), los glóbulos rojos, y los espermatozoides; Robert Brown (1773-1858), el núcleo celular; y Johannes Purkinge (1787-1869), el citoplasma celular.

En el tiempo de Charles Darwin (1809-1882), se creía que la célula era un acumulo de protoplasma, con un núcleo y una membrana, algo así como lo que nosotros apreciamos a simple vista en un huevo: Yema (núcleo), clara (protoplasma) y membrana. Poco después se descubrió que se podía extraer y separar la yema, y que ésta también tenía membrana.

El Lenguaje de la Vida

¿Cómo le comunica un organismo a su descendencia toda la información que necesita para desarrollarse, madurar, y multiplicarse? ¿Cómo sabe el organismo qué proteínas necesita
fabricar para poder respirar, alimentarse, funcionar, y reproducirse? ¿Cómo inicia, controla, y sabe cuando finalizar la producción de sus proteínas?

Toda la información necesaria, equivalente a unos 500 libros enciclopédicos, está detalladamente codificada en el ADN (ácido desoxirribonucleico) del núcleo celular, mediante un lenguaje especial, escrito en dos renglones paralelos, y con una infinidad de combinaciones de sus únicas cuatro letras o nucleótidos (A,T,G,C), que son comunes a todas las especies.

Lo maravilloso es que aunque por ejemplo, muchos tienen los códigos (miles de genes) que ordenan y controlan la formación del ojo y sus anexos, nunca, a un perro le sale un ojo de mosca, porque, aunque su código usa el mismo alfabeto, la información en cada ser vivo, está escrita en “idioma” diferente. Esto comprueba que no son parientes.

El Genoma

En 1920, el profesor de botánica alemán, Hans Winkler, acuñó el término Genoma. El Genoma es la totalidad de la información genética que posee un organismo, tanto en los cromosomas del ADN nuclear, como en el ADN mitocondrial (transmitido exclusivamente por la madre, y formado por 16,000 nucleótidos).

En 1868 el biólogo suizo Friedrich Miescher, identifica el ADN nuclear; y luego, el químico alemán Albrecht Kossel (Premio Nobel 1910), descubre los ácidos nucléicos. Albert Levan y Joe H. Tjio descubren en 1956 los cromosomas humanos; y entre 1975 y 1979, se descifra la secuencia del ADN y de los primeros genes humanos.

En 2003 se descifró la secuencia del genoma humano que tiene como 3 mil millones de complicados eslabones químicos formados por letras o bases, colocadas en una secuencia precisa, correcta, y distintiva de la especie; así como entre 30 y 40 mil genes, unos dominantes y otros recesivos (que se expresan, o sólo se heredan a la siguiente generación).

Diseño Inteligente

Antes de la segunda mitad del siglo XIX, la mayoría de los científicos eran investigadores que creían firmemente que toda la naturaleza había sido creada por un Experto Diseñador. En otras palabras, los pioneros que establecieron el fundamento de la ciencia moderna eran creacionistas.

William Paley (1743-1805), en su obra clásica de 1802, Natural Theology (La Teología Natural), resume el punto de vista de los científicos de su tiempo. Él sostenía que las estructuras cuidadosamente diseñadas que vemos en el mundo, apuntan con toda claridad hacia un Diseñador: "Si vemos un reloj, sabemos que existió alguien que lo diseñó y fabricó; sería absurdo creer que el reloj se formó a sí mismo".

Esto es lo que se conoce como el “argumento del diseño” y sostiene que todo lo que nos rodea (el universo, el mundo y los seres vivos), necesariamente fueron diseñados, y que no son el producto de la casualidad.

Los Organelos

La célula es reconocida como la mínima estructura viva, y como la unidad funcional de los seres vivos, porque es la porción mínima de materia capaz de efectuar todas las funciones vitales que en conjunto constituyen su metabolismo: nutrición, respiración, reproducción, etc., lo cual se logra gracias a los organelos presentes en el citoplasma celular.

A diferencia de los evolucionistas que consideran que la primera célula (de tipo bacteria) se formó a partir de materia inerte, por sucesos al azar, y reacciones químicas sucedidas en un “caldo prebiótico,” a base de agua de mar y lodo, con la energía recibida de un rayo, la biología ha demostrado que toda célula viva, proviene necesariamente de otra célula viva.

Los organelos celulares más comunes son: los Ribosomas, el Retículo Endoplásmico, los Lisosomas, el Aparato de Golgi, las Mitocondrias, y en las células vegetales, los Cloroplastos. Todos ellos llevan a cabo tanto funciones comunes a todas las células, como funciones específicas de algunas de ellas, como la producción de enzimas, bilis, insulina, etc.

La Clave del Misterio de la Vida

Es realmente interesante observar que cuanto más sabemos acerca de la vida y de la biología tantos más problemas tiene el darwinismo y tanto más evidente se hace el diseño

( Michael Behe, Doctor en Biología )

El Planeta Privilegiado

¿Es la Tierra una simple mota de polvo dentro de un universo sin sentido? Todo lo contrario. La Tierra y su lugar dentro del cosmos tienen un significado mucho más profundo que lo que diversos científicos, normalmente agnósticos, han pretendido darle.

En este impactante trabajo, Guillermo González y Jay W. Richards presentan una asombrosa selección de evidencias científicas. Demuestran que nuestro planeta no solo se adapta exquisitamente a la posibilidad de la vida sino que además constituye un observatorio astronómico estrategicamente situado, como si la Tierra estuviera diseñada precisamente para la albergar la vida y para el descubrimiento científico

En torno al Diseño Inteligente, el Darwinismo y el Creacionismo

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

«Un resultado imparcial sólo puede obtenerse declarando cabalmente y sopesando los hechos y los argumentos en los dos lados de la cuestión...»

Charles Darwin, El Origen de las Especies por Selección Natural, 1859. (p. 18 de la Edición de Zeus, Barcelona 1970)

Cuando una cuestión no se conoce en todas sus dimensiones, a menudo los hechos aparentes se pueden interpretar de diversas formas. Un conocimiento superficial de los hechos relativos a fenómenos como, por ejemplo, la resistencia bacteriana a antibióticos, o de diversas plagas a los pesticidas, puede llevar bien a extrapolaciones darwinistas, bien a interpretaciones coherentes con el Diseño Inteligente.

La Detectabilidad del Diseño Inteligente

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

Lo que se considera inaceptable — es que el Diseño Inteligente se pueda detectar objetivamente.

Este es el verdadero campo de batalla en la controversia del darwinismo contra la tesis del diseño inteligente de las estructuras de la vida y de los organismos como un todo integrado. En Romanos 1:18-20 se nos dice claramente que los que niegan la realidad del Dios Creador como fuente de vida, lo hacen negando la evidencia misma («detienen con injusticia la verdad»).

El mundo tolerará la «religión» siempre que se presente como un salto de fe sin ningún contacto con la realidad objetiva o con la verdad histórica.

En tal caso se la considerará inofensiva. Lo que el mundo no tolera, ni tolerará, es el planteamiento de una fe racional (que no racionalista) fundamentada en realidades, las realidades de que Dios está presente, con el testimonio evidente de Sus obras, y de que Dios ha actuado de forma efectiva en medio de la Historia, que Dios ha hablado, y que Dios ha culminado esta revelación en tanto que el Hijo de Dios se hizo hombre en una Encarnación sobrenatural y se nos manifestó también en medio del tiempo y del espacio de este mundo, participando de nuestra sangre y de nuestra carne.

Materialismo, ciencia y realidad

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

La definición de ciencia que se difunde en la actualidad quiere excluir de entrada toda posible consideración de un origen sobrenatural de la vida y de la creación de las especies, y extiende la metodología naturalista a todos los ámbitos. En palabras del astrofísico y evolucionista Carl F. von Weizsäcker:

«No es por sus conclusiones, sino por su punto de partida metodológico por lo que la ciencia moderna excluye la creación directa. Nuestra metodología no sería honesta si negara este hecho. No poseemos pruebas positivas del origen inorgánico de la vida, ni de la primitiva ascendencia del hombre, tal vez ni siquiera de la evolución misma, si queremos ser pedantes. ...»

Pages

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer